Lanzamiento
Registrarse

 

En un teatro Caupolicán repleto de independientes, militantes de base y dirigentes sociales y políticos de los partidos que apoyan su candidatura presidencial, Alejandro Guillier presentó este domingo al país las bases programáticas de su gobierno y los principios que lo inspiran.

En su discurso, Guillier explicó que su programa representa el aporte de los independientes, de las regiones, de dirigentes sociales, profesionales e intelectuales, y que en él también están contenidas las propuestas de los partidos políticos.

“Son los principios programáticos fundamentales de un programa que seguirá creciendo, porque queremos que cada región levante sus propias propuestas para avanzar hacia la descentralización del país y a la distribución del poder democrático para Chile”, explicó.

Alejandro Guillier dijo que necesitamos una nueva economía para no seguir viviendo de una economía rentista, basada en la explotación de nuestras riquezas básicas, y que para lograrlo su gobierno va a desarrollar un programa de desarrollo en infraestructura productiva y conectividad.

“Vamos a movilizar recursos para el financiamiento de un macizo programa de infraestructura, llevando la actual tasa de inversión desde un 2,2 al 4 por ciento del PIB, y lo vamos a financiar con aportes del estado e inversión privada, en una alianza de largo plazo que genere valor para que nuestros jóvenes tengan empleos de calidad, productivo y puedan alcanzar mejores niveles de vida”.

Guillier también se comprometió a impulsar la revolución de las energías limpias y renovables: “Llegaremos al año 2050 con un  90 por ciento de nuestra matriz eléctrica con fuentes renovables, y al 2030 con más del 30 por ciento de esa meta. Esta revolución ya está en marcha y es mérito del gobierno de la presidenta Bachelet, que señaló el camino”.

Asimismo, anunció que va a impulsar la revolución digital y de las telecomunicaciones, masificando el acceso a internet de alta velocidad, promoviendo el uso productivo de la telefonía móvil en políticas públicas y en las empresas.

“Vamos a llevar Wi Fi a todos los lugares públicos para que todos los chilenos tengan acceso; estimularemos la telemedicina, iremos a la teledigitalización del Estado, de los municipios y de las pymes, y trabajaremos en la construcción de una carretera de fibra óptica entre Puerto Montt y Punta Arenas, y de otra que vincule a América del Sur con China, a través de nuestro país”.

A las pymes prometió respaldarlas porque ellas, dijo, democratizan la propiedad, generan empleo de calidad y le dan oportunidad de emprendimiento a las dueñas de casa y los jóvenes. “Vamos a reforzar el rol del de BancoEstado, con el propósito de  apoyar a las pymes con créditos accesibles, y también a la Corfo, para que entregue asistencia técnica”.

Guillier aseguró que el crecimiento, la estabilidad macroeconómica y la responsabilidad fiscal son parte de su compromiso, y que se van a hacer los cambios cuidando la estabilidad de la economía, “en una alianza público privado, pero con una diferencia: el Estado señala la línea estratégica y los privados se suman a ella”.

En Educación destacó los avances en equidad. “Con orgullo sentí las palabras de nuestra presidenta cuando dijo que 257 mil jóvenes han accedido gratuitamente a la educación superior. Estamos cumpliendo lo que prometimos, y en el presupuesto del próximo año nuestra meta será llegar al 60 por ciento de los jóvenes más vulnerables”, enfatizando que la prioridad de su gobierno será llevar la reforma educacional a los colegios y a las aulas.

“Vamos a dignificar el rol del profesor, no queremos un profesor sobre intervenido, lo queremos con libertad para desplegar todo su talento y su capacidad. Queremos una escuela integral, donde la música, el arte, el deporte sean parte de la formación de nuestros jóvenes”.

En ese sentido, agregó que la escuela es el comienzo de una nueva política cultural, y que su compromiso es revisar los impuestos a la cultura para que sea más accesible a todos los chilenos. “Tenemos que volver al libro. Hemos perdido la cultura de la lectura. La cultura nos da pensamiento crítico. Necesitamos la cultura del libro y vamos a trabajar para que el libro sea accesible a todo Chile”, aseguró.

En educación Guillier también se comprometió a darle especial importancia a la formación técnica y profesional, evaluar el sistema de educación superior universitario, promover los incentivos para fomentar el primer empleo de los jóvenes, y terminar con la deuda del CAE.

“La deuda del CAE alcanza los 8 mil millones 250 mil dólares. Esto supera la deuda histórica de los profesores, y es diez veces lo que estamos invirtiendo en gratuidad. Es la irracionalidad más completa y tenemos que ayudar a salir de esto a los jóvenes y sus familias”.

En materia de pensiones, Alejandro Guillier dijo que es responsabilidad del Estado ayudar a que todos los ciudadanos tengan una vejez digna, porque hoy cerca del 40 por ciento de la fuerza laboral en Chile no cotiza. Necesitamos, dijo, un sistema previsional solidario, que incluya el ahorro personal pero también con criterios de seguridad social, que premie al trabajador al que nunca le reconocieron su esfuerzo, como las dueñas de casa:

“La mitad de las mujeres en Chile no sale a trabajar porque está preocupada de sus hijos y de los adultos mayores. Eso no puede ser. Chile está en condiciones de avanzar gradualmente, en un plazo razonable de menos de una década, hacia una pensión básica solidaria que llegue al menos al nivel del salario mínimo”.

En salud, Alejandro Guillier dijo que el acento va a estar puesto en una política de prevención en los colegios, en los barrios y en las organizaciones sociales, y que también se va a asumir el drama del Sida, porque existen alarmantes cifras entre los adolescentes. “Vamos a hablar de sexo sin temor, vamos a educar a nuestros hijos porque les vamos a salvar la vida. Se acabaron los tabúes, las prohibiciones, la ignorancia”, aseguró enfático.

En materia de Género, Guillier reiteró su máxima: a igual trabajo igual salario. Pero también, que va a promover garantías constitucionales para aumentar su autonomía económica. “Vamos a trabajar para equilibrar la participación igualitaria en la vida pública y privada, modificar la legislación para incluir responsabilidades parentales compartidas entre hombres y mujeres, y a combatir la violencia contra las mujeres”.

En su discurso, Guillier además se comprometió a impulsar el proyecto de matrimonio igualitario con  filiación, la ley de identidad de género y a apoyar la interrupción del embarazo en tres causales.

“Todos merecemos vivir nuestra sexualidad en paz, armonía y respeto, con los mismos derechos y oportunidades, independiente de nuestra condición sexual”. Hoy, dijo, el 73 por ciento de los niños chilenos nace fuera del matrimonio formal, lo que no significa que no tengan padres, sino que existen muchas formas de familia y “las vamos a proteger porque el deber del Estado pasa por los niños”.

Con las personas con discapacidad o capacidades diferentes se comprometió a incorporarlas en condiciones de dignidad a la administración  del Estado, desarrollando el teletrabajo.

Guillier también propuso seguridad en los barrios, protección del patrimonio y fin de la impunidad en los delitos contra la propiedad y las personas. “Vamos a aumentar el número de fiscales para que todos los delitos se investiguen, y pondremos más énfasis a la prevención, asegurando más recursos a los municipios”.

En materia indígena, reiteró que su gobierno va a trabajar por el reconocimiento constitucional de los pueblos originarios, como el único camino para reconstruir la convivencia pacífica en La Araucanía y en todo Chile: “Nuestros pueblos originarios no son  terroristas.  Están acosados por una  deuda histórica, por la desprotección y por el abandono”.

Finalmente sobre descentralización, el candidato explicó que necesitamos una nueva constitución que consagre un estado unitario pero descentralizado, para que Chile realmente pueda ser un país desarrollado. “Vamos a avanzar a la ley de rentas regionales. Hay 14 veces de diferencia en los recursos que maneja un municipio pobre con uno rico. No sólo se trata de recoger impuestos, se trata de recogerlos para que también queden en las regiones. Necesitamos una ley de rentas que favorezca a los territorios, para que los impuestos se paguen donde se genera la actividad productiva y no en la casa matriz de las empresas”, concluyó Guillier en medio de la ovación y aplausos del público que repletó este domingo el teatro Caupolicán.    

Temas de contenido

Noticias

image
image
image
image
image